Donate BTC or other Cryptocurrency
Your donation supports practical, accurate info about psychoactive
plants & drugs. We accept 9 cryptocurrencies. Contribute a bit today!
Mi Cara Dejaba De Ser Mía
2C-B & Mushrooms
by Pannetone Kid
Citation:   Pannetone Kid. "Mi Cara Dejaba De Ser Mía: An Experience with 2C-B & Mushrooms (exp23228)". Erowid.org. Mar 24, 2020. erowid.org/exp/23228

 
DOSE:
1 tablet oral 2C-B
  2 g oral Mushrooms

BODY WEIGHT: 54 kg


Una Experiencia Con 'Nexus' Y Hongos Psilocib

Eran las dos de la mañana del sábado y estábamos yendo a una casa tranquila en las afueras de la ciudad cuando decidimos tomar las 'Nexus' (pequeño, blanco y con una letra 'i' de un lado). Se dice que tienen una x cantidad de 2C-B y por reportes de allegados --y de lo que sigue-- bien podría ser cierto. Tomamos una cada uno, oral. Y nos subimos al colectivo.

Al poco rato empece a sentir esos indescribles síntomas que anuncian que algo va a hacer efecto. Luego una pequeña náusea, el clásico vacío-en-la-boca-del-estomago de las fenetilaminas... Una relajación general de los músculos y el ánimo, una sonrisa tonta ante un cartel cualquiera y cerrando los ojos y prestando atención se adivinaban unos trazos vagos y tenues...

Llegamos a un living cómodo donde nuestros anfitriones ya había partido una 'Nexus' en dos y escuchaban una música extraña y casera. Pero este sillón de pana verdeazul donde me senté manifestaba abiertamente unos bajorrelieves laberínticos con plantas y lenguas que se entrelazaban y fundían y daban lugar a nuevas formas, caras, serpientes, manos... muy mesoamericano.

Habían hongos también. Fuera del sillón, incluso. Pero quería experimentar el 2C solo, un poco más. Quería conocerlo.

Cabe decir que a diferencia de las triptaminas, que tienen una parte mental más marcada y hasta drástica a veces, el 2C-B es más empático, más sociable si se quiere. Las visuales, que no siempre están presentes con los otros 2C, son cálidas, como apasteladas.

El tiempo fue transcurriendo apacible, imperceptiblemente. Unas lámparas de pie coparon nuestra atención un buen rato con lo que para mí eran unas formas semejantes a amebas reproduciéndose y expandiéndose irregularmente a tiempo, casigirando a un lado, al otro. Eran nítidas y cambiaban de color la pantalla sobre las que se veían, haciendo la luz de un verde a amarillo oscuro y dulce. Y esos formas se reproducían caleidoscópicamente sobre las paredes, difuminadas, casi sin color como si fueran variaciones de aire. Toda la iluminación del lugar cambiaba de tono por momentos, ahora naranja, ahora más fría.

En un punto me puse a mirar un cuadro; no recordaba qué representaba, y ya no podía distinguirlo bien aunque sabía que era una habitación de algún tipo. Por momentos era un sótano oscuro, con una puerta infernal que respiraba luz a través de hojas abiertas y amenazando dejar salir 'algo' y después un ático de madera vieja que ardía hasta las cenizas y se volvía otra cosa. No habían personas en el cuadro, pero todo parecía tener vida propia. Como una animación hecha a lápiz, óleo, al óleo, la acuarela o de alguna, cambiando todo el tiempo de color, flameando y fundiéndose, sugiriéndome historias y preguntas...

Las imágenes de los sillones ya trazaban patrones geométricos precisos, como ladrillos en una pared, como dinteles mayas u olmecas, y claro si ellos se inspiraron en teonanácatl, los hongos....

Se hizo tiempo de comer los míos, dos y pico de gramos de unos psilocybe californiana chiquititos, y lo fui haciendo de a tres puñaditos que iba guardando a un costado de la boca, masticándolos y sacándoles jugo lentamente.

Fue rápido, pero no pude percibir el exacto momento. Sé que en el baño me despersonalicé un lindo rato mirándome al espejo, viendo como mi cara dejaba de ser mía y adquiría una expresión milenaria y ajena mientras las facciones se agudizaban y la piel se volvía de un material extraño, barro tal vez; y de cada poro, de cada céula nacían minúsculas lenguas de fuego rojo, de fuego amarillo, rabiosas. Los ojos que veían tampoco eran ojos sino lagos abismos de negro donde me perdía... Dejé de sentirme, dejé de estar; me sentí muy solo y perdido infinitamente lejos de cualquier lugar. El miedo me rozó cuando pasó a mi lado, pero no me detuve a verlo.

Amanecía y la luz fue unos instantes todo lo perfecta que puede ser; también amainaba en nuestras cabezas. Salió el sol y fuimos a comprar pan y una coca grande para hacer unos choripanes y unas pizzetas a la parrilla. Incluso después de comer, echado al sol, seguía viendo construcciones fluorescentes al cerrar los ojos.

Después vino la siesta.

Exp Year: 2003ExpID: 23228
Gender: Male 
Age at time of experience: Not Given 
Published: Mar 24, 2020Views: 555
[ View as PDF (for printing) ] [ View as LaTeX (for geeks) ] [ Switch Colors ]
2C-B (52), Mushrooms (39) : Combinations (3), First Times (2), Small Group (2-9) (17)

COPYRIGHTS: All reports are copyright Erowid and you agree not to download or analyze the report data without contacting Erowid Center and receiving permission first.
Experience Reports are the writings and opinions of the individual authors who submit them.
Some of the activities described are dangerous and/or illegal and none are recommended by Erowid Center.


Experience Vaults Index Full List of Substances Search Submit Report User Settings About Main Psychoactive Vaults